The day today

The day today, we have a day, a moment, an important date, and also we have one day that we would not give to our worse enemy, maybe the simpler day of our life, and something makes it apparently without value and we saw it as a terrible day or something makes it nice and we saw it as special day.

Sometimes we don’t give thanks to God for finish the day well, live, and with health. There are cases where many people finish the day in a hospital. Other cases where we finish the day well but without a loved being, with a big loneliness.

Finally, the days are passing, the counting is regressive, we are in the age of the seconds, only to think, and don’t let pass the opportunities. Live the day is the task that today many people do. Give thanks for the day is a little gesture that never we must forget. Happy day for the day.

07/10/2004

Fruit of palm tree by Félix Urbina on 500px.com

Advertisements

Nos mantuvimos ausentes

Sobre la superficie de una piel se desliza una gota de lágrima que recorre toda la mejilla, se desprende del rostro angustiado, joven y arrugado de ella. Espera paciente, se agota día a día, su conflicto interno la derrumba como dolor de parto agraciado de una mujer, pero es todo lo contrario, no es dolor, no es agraciado, es un martirio de engaño.

Ahora todas las luces la iluminan, la ven como un peligro para la sociedad, y por su larga oscuridad se encandila, ve siluetas que vienen y van, voces que susurran, hablan, gritan, aturden en el pensamiento, no dejan razonar con criterio. Voces sin ideas, solo confusiones que la hacen llorar más. No se entiende no se comprende y todo se levanta de entre el polvo que deja el abandono de una casa, telarañas estorbando cada paso, no hay trapos para limpiar.

Su estómago vacío, su cuerpo esquelético intentando sostenerse, pretendiendo avanzar buscando migajas de pan ahí va. Su tesoro escondido, robado y ultrajado por la incultura desaparece de su ser. Erario de la Tierra repartido entre los que creen dominarla. Quizás el paso del tiempo le dará conciencia, le dará una razón.

Sus bosques, banquetas, bancos y monedas, su oro, plata, hierro y matiz no existen; todo lo arrasó la revolución del huracán que se anunció sobre categoría 5 en la TV, en la radio, en los diarios y en Internet, pero nadie la resguardó, nadie quiso rescatarla de la verdad.

Cada quien egoísta, cada quien desconectado de Dios, desconectado de ella. No vimos pasado, no sentimos el presente, no consideramos un futuro. Nos mantuvimos ausentes.

Mezquite by Félix Urbina on 500px.com

Con el pie izquierdo, la moral derecha

Y sucede que durante ciertos días sientes que te levantaste con el pie izquierdo y todo te resulta al revés, todo se confunde, nada te llega de primera, debes hacer una y otra vez el intento de conseguir un objetivo deseado. Sientes que no es tu día, que debes hacer combustión espontánea, que no resistes más y quieres explotar.

Pero de repente, te llega un mensaje, una voz, una pequeña información, un abrazo, una sonrisa, un hola, un adiós, una música, un espejo; llega eso que te sacude y te dice: ¡Oye! ¿Qué haces? ¿A dónde quieres llegar? ¡Mira a tu alrededor, estás bien!

Green between wood by Félix Urbina on 500px.com

Entonces, toda esa contención de chispa de ira, de enojo, de indignación, tristeza, debilidad, impotencia; todo eso desaparece, solo terminas pensando: está bien, me levanté con el pie izquierdo, pero sigo con la moral derecha.

Si quieres salvar al mundo

Si quieres salvar al mundo deja todo: familia, amigos, religión, incluso la ideología que te motivó salvar al mundo; porque para salvarlo primero deberás salvarte a ti mismo.

Climb by Félix Urbina on 500px.com

Si no haces un cambio radical en ti, no lograrás cambiar al mundo, y no es un fetiche o moda tradicional de frases filosóficas antiguas. Por ejemplo, en los protocolos de viaje en un avión, antes del despegue, te recomiendan que durante un accidente, te mantienes a salvo para luego salvar a otros, si así lo deseas. En la vida es igual.

A nivel físico resulta complicado salvar vidas con un pie cojo, con un brazo mocho, con problemas respiratorios; a nivel moral resulta difícil salvar vidas con una falta de conciencia o una falta de cultura.

En los rescates, primero debemos estar conscientes de nuestra condición, saber que somos capaces de cumplir con el objetivo, si no es así, durante el intento de salvación podemos fallar cuando descubrimos que nuestra condición está mucho peor que la de quienes requieren ser salvados.

Retroalimentación, verdad y mensaje

Por muy duro que sea, quien se cierra al feedback, se cierra a la posibilidad de crecer. Cada retroalimentación que recibimos de cualquier persona, por muy dura que sea, debe ser recibida, lo más sensato en el momento es callar y captar la mayor información posible, luego, en momentos de reflexión, decodificarla, procesarla, interpretarla, tomar lo que nos alimente de alguna manera y tirar lo que ya no sirve. Seguro que en un futuro, servirá de mucho y estaremos agradecidos con esas personas que nos hicieron ver nuestro error de algún modo.

Generalmente la retroalimentación no es bien recibida porque hiere nuestro orgullo, nos deja en un plano de absoluta inutilidad como persona. Pero no es la realidad, en esta vida tenemos un propósito, aprender es una parte para llegar al propósito que venimos hacer, el transitar por la vida es pasear por diferentes suelos, paisajes y estados de climas.

Glass block wall by Félix Urbina on 500px.com

Una cosa que sí no debemos permitir es que seamos insultados, la retroalimentación es una cosas, el insulto es otra. Se nota la diferencia inmediatamente porque nuestra reacción es distinta, aunque ambas con indignación, muy en el fondo sabemos reconocer cuándo una retroalimentación tiene verdad cifrada en el mensaje, pero un insulto no tiene ni verdad ni mensaje.

Nada es casualidad y lo es

De a poco se ha fomentado el hecho de expresar que la casualidad no existe porque nada es casualidad, la historia parte de que todos estamos conectados y esa conexión hace que nos mantengamos unidos de algún modo donde los encuentros, los pensamientos, las ideas, entre un montón de situaciones se combinan dando paso a saber que algo ocurrió para estar allí, para pensar igual que otros, para promulgar una ideología en conjunto, para enamorarnos de alguien, en fin.

Nada es casualidad, se dice. Entonces ¿Cómo debemos llamar a esa unión? ¿Cómo debemos bautizar a los encuentros casuales, los pensamientos en sintonía? ¿Cómo salvamos la casualidad que al final sí es casualidad? También he venido pensando en cómo llamar a la casualidad si ya nada es casualidad.

Creo que seguiré diciéndole casualidad a lo que ocurre por casualidad, su procedencia es imprevista e incierta, pero en el trasfondo siempre será por una conexión que va más allá de lo real o tangible de este mundo. Quizás la ciencia investigue acerca de la casualidad y dejará de ser lo que es, y mientras no arroje una premisa, una teoría y una práctica certera de dónde se origina, todo será casualidad.

Gato by Félix Urbina on 500px.com

Conectado con Dios

Estar conectado con Dios, es estar conectado con el universo entero; y no es ciencia ficción o que alguien me dijo la frase para que pareciera de alguna manera bonita o atractiva. Tampoco es poema religioso o fanático. Es una realidad.

Big stained glass by Félix Urbina on 500px.com

Desde pequeño hasta la actualidad, he experimentado situaciones propias y cercanas a mí, que me dan la respuesta necesaria para comprobar que todos los seres estamos conectados de algún modo. Quizás la ciencia todavía no tiene la capacidad de dar respuesta a tal fenómeno, seguro están en proceso de estudio científico, probablemente de manera secreta.

Hace unos años vi un mini documental de un padre y un hijo ambos científicos y cristianos evangélicos haciendo cálculos acerca de la existencia de Dios y su hogar. El mismo Albert Einstein siendo hombre de ciencia, tenía la convicción de que Dios existe. Y así muchos.

Puedo dar fe que existe un Dios, un ser supremo, un creador o como quieras llamarlo, y cada vez que conectamos con él, inmediatamente conectamos con el universo entero donde podemos adquirir mucha sabiduría, podemos sentir la naturaleza de una manera diferente, podemos sentir las energías, podemos transmitir armonía y paz.

Repito, no es ciencia ficción. Es solo tener la fe y conectarte, en ese preciso momento verás que todo se torna diferente y podrás preguntar lo que quieras, y tendrás la respectiva respuesta.