Por encima de todas las cosas

A veces siento como que estuviera caminando en el cielo, flotando y sonriendo sin pensar en el mañana, solo viviendo el ahora, pero cuando recuerdo que cada momento vivido es una resta de mi estancia en esta vida, sobre esta tierra, siento nostalgia porque sé que en algún momento dejaré éste mundo maravilloso en el que un ser superior quiso que estuviera por un breve instante.

Sunset at Los Cocos beach by Félix Urbina on 500px.com

Si miro hacia atrás, ha sido un instante hermoso, aleccionador, lleno de aventuras, fantasías, realidades, comodidades e incomodidades, un instante que me ha enseñado la grandeza del ser humano, entre sus virtudes y sus defectos. Me ha enseñado que todo lo que nos rodea es un sinnúmero de eventos irrepetibles, muy parecidos pero irrepetibles, que de alguna manera guardamos en nuestra mente como un recuerdo que quizás después de esta vida, haremos uso de ellos para algo más grande, más importante.

También creo que debo dejar algo más que hijos, dejar una huella indeleble en los corazones, algo noble, pero pienso que quizás no es dejar algo, sino llevar un aprendizaje, o simplemente construir nuevos caminos para la construcción de nuevos universos, no lo sé, otra vez hoy amanecí un poco esperanzado en que algo más importante por encima de todas las cosas será.

Posted in Foto, Humano, Vida | Leave a comment

El perro de mi amigo Daniel

Mi amigo Daniel, de la secundaria, tenía un perro quizás mezcla de un perro salchicha o semejante. Él me contaba que cuando recibió a su pequeño perrito, siendo cachorro, el papá de Daniel decía que el perro crecería muy grande porque tenía unas patas grandes y fuertes, como de un perro enorme el que supuestamente sería. Pero no fue así, el perro llegó a su edad adulta y nunca creció en estatura, siempre mantuvo su forma de perro mezcla salchicha pequeño.

Así se perfilaba Venezuela, se veía con patas enormes, sólidas y fuertes, capaces de sostener a un gran país, un país que pudiera llegar lejos de una sola zancada, un país con diversos matices, razas, opiniones. Pero algo cambió durante el crecimiento, nos conformamos mucho con las patas sólidas y enormes, no reparamos en ver más allá de lo que el entendimiento y la razón de quienes amamos realmente la naturaleza de la integridad, nos pudiera explicar de forma clara qué nos pasó.

Allí siguen esas patas sólidas y enormes, pero sin un rumbo definido, sin un crecimiento considerable, estancados en uno de los tiempos más grises de la historia del país como lo he mencionado en ciertas ocasiones, ladrando por hambre física y hambre emocional, algunos siguen moviendo sus colas y otros con la forma de salchicha.

Posted in Personaje, Venezuela | Leave a comment

Metáfora de una canción

Cuántas canciones se hicieron con otra propuesta, con otro sentido y de repente te das cuenta que usándola de metáfora para tu realidad, la puedes aplicar a otra situación, a otra propuesta, a otro sentido. Cuando estaba pequeño, siempre fui afanado por escuchar canciones, herencia de mis padres, hasta que incursioné directamente en la música.

A medida que pasan los años, me doy cuenta que cada canción tiene una historia y una propuesta, de las que recuerdo muy a fondo es Óleo de una mujer con sombrero de Silvio Rodríguez, recientemente volví a escuchar la canción en una versión muy sutil del disco Amoríos, también de Silvio, se me ha pegado nuevamente la melodía y un tanto de la letra y se me encienden los motores del pensamiento.

Leí que él la escribió por recuerdos y observaciones de pinturas de Marc Chagall, sin embargo particularmente, la tomé como metáfora e imaginé muchas cosas, así que copiaré parte de la letra de la canción y en cada estrofa o frases, haré mi interpretación metafórica con mi situación actual:

Una mujer se ha perdido
conocer el delirio y el polvo
se ha perdido esta bella locura,
su breve cintura debajo de mí
se ha perdido mi forma de amar
se ha perdido mi huella en su mar

Una mujer es mi nación, perdida, hundida en otra realidad que nunca conocí, algo que ya no es mi tierra, mi gente. Se ha perdido de mí, de mi presencia, de mi locura de amar, de la presencia de muchas personas que han partido escapando de ella. Nunca habrá un amor diferente para otras como para ella. La ausencia de mi huella en su mar, ese gran mar que la representa.

Veo una luz que vacila
y promete dejarnos a oscuras
veo un perro ladrando a la luna
con otra figura que recuerda a mí
veo más: veo que no me halló
veo más: veo que se perdió

Veo una esperanza que vacila, que está presente, que se aleja, que duda mucho y promete dejarnos. Un ciudadano cualquiera en la noche muriendo de hambre aullando a la luna antes de dormir, casi desahuciado, pidiendo auxilio, una figura que me recuerda a mí en algún momento similar en otra situación. No halló a su “salvador” en su auxilio, se perdió. Ladró a esa figura importante que le prometió y nunca llegó.

La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes
los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias, se quedan allí
ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar

Finalmente, quienes gobiernan son hombres, no son amantes de la nación. Son amores cobardes que no hacen una historia real, no llegan a nada, ni el recuerdo los quiere recordar, ni las poesías los puede rimar.

Una mujer innombrable
huye como una gaviota
y yo rápido seco mis botas,
blasfemo una nota y apago el reloj
que me tenga cuidado el amor,
que le puedo cantar su canción

Una mujer que en mi realidad casi no quiero nombrar, ese nombre de mi mujer de mi nación, de gente que huye como gaviota carroñera. Me sacudo el polvo de la nostalgia y continúo. Digo una grosería y apago el recuerdo. Los que dicen que aman, que la aman “de verdad”, tengan cuidado porque tengo mucho qué decir e incluso puedo cantar lo que quiero decir.

Una mujer con sombrero,
como un cuadro del viejo Chagall,
corrompiéndose al centro del miedo
y yo, que no soy bueno, me puse a llorar
pero entonces lloraba por mí,
y ahora lloro por verla morir

Una mujer con sombrero, esa Venezuela que siempre fue una dama pero maltratada, aún así, saliendo adelante superando la “valentía” de un hombre. Dibujada siempre en el recuerdo de los más grandes como en un óleo de Chagall. Hoy sumergida en un miedo absurdo, sé que no soy bueno porque la dejé atrás, casi olvidada también, quizás no debería decir nada, pero igual me pongo a llorar. Mi nación ahora llora por mí porque la abandoné y yo lloro por ver morir esa nueva realidad que la embarga.

Posted in NotaMusical, Personaje, Venezuela | Leave a comment

Los amigos ahí están

Los amigos ahí están, de vez en cuando sin ver, pero sabemos que con llamarlos ellos vendrán.

Fue algo que escribí hace unos cuantos años, cuando apenas me interesaba más y más el tema de escribir y desahogarme un poco a través de las letras. Nunca pensé que realmente se fuese haciendo realidad cada día más, es hoy, después de todos estos años, a cada minuto, cada hora, cada día que pasa, cada año; veo cuán seguro estaba de haber dicho esa frase, quizás no todo el texto donde la expuse, pero sí la frase.

Hoy cualquier persona que realmente se hace saber como mi amigo, o que sé tiene una chispa de amistad pura, puedo confiar plenamente en que cuando la llame vendrá a mi auxilio, aunque sea para intercambiar ideas, solventar el hecho de que en este mundo no estamos solos y podemos darnos las manos cada vez que nos necesitemos.

Posted in Humano, Vida | Leave a comment

Otros caminos, otras realidades

Generalmente andamos tan inmersos en nuestras vidas y actividades diarias que descuidamos un poco lo que sucede alrededor nuestro, incluso lo que sucede en el entorno más cercano posible. Y sin pensarlo podemos tener oportunidades de oro tocando nuestra puerta de manera muy ruidosa, no nos percatamos de ello hasta que realmente sucede algo inesperado, en el momento que alguien por alguna razón también se sumerge dentro para tocar todas las alarmas.

Y es solo así que posiblemente tengamos la oportunidad de salir del letargo, observar que unas varias realidades están construyendo caminos que probablemente un día tengamos que recorrer, pero de seguro que cuando se dé ese momento, ése alguien que por alguna razón se sumerge en nuestras vidas, estará para afianzar los pasos e ir de manera más segura como fiel compañero de camino.

Nuevamente se abren otras rutas inesperadas, caminos, ideas, destinos, pero ahora con la carga compartida, y la grandiosa satisfacción de compartir y andar acompañado.

Posted in Humano, Vida | Leave a comment

¿Dónde buscar? ¿dónde conseguir?

A veces tenemos más de lo que deberíamos tener, a veces tenemos justo lo que debemos tener, a veces buscamos más de lo que realmente deberíamos buscar. Son muchas las veces que dudamos, nos equivocamos, pensamos, actuamos por impulso y todo por cubrir una necesidad a través de algo que realmente no cubre dicha necesidad, y que de manera forzada queremos satisfacer.

Los carismas de las personas se muestran de manera diferente cuando se realiza el cumplimiento de una partícula minúscula de la necesidad que deseamos desaparecer de nuestras vidas, encerramos en un espacio muy pequeño lo que realmente nos satisface de algún modo, somos conformistas, y también solemos excedernos en querer más y más.

Quizás mi búsqueda se resume en tener una paz interior que realmente no sé dónde conseguirla ni cómo obtenerla, a pesar de lo mucho que he buscado, muchas de las realidades que existen en el mundo me afectan, mi entorno más cercano, mi entorno medianamente cercano e incluso mi entorno más lejano. Una naturaleza que no escapa de mis decisiones internas, quisiera que todos los que viven entre cielo y tierra, vivan con la seguridad de que podemos estar seguros cuidándonos, respetándonos mutuamente.

Posted in Humano, Vida | Leave a comment

Mis días

Mis días son tristes cuando no estás aquí, son como una nube gris durante la primavera, ausencia completa que ensordece mi alma, mis pensamientos y todo lo que un día dije y no llegó a tus oídos. Mis días sin ti son excluidos del calendario, solapados por el silencio que embarga la nostalgia cuando más y más te pienso, más y más no te siento tan cerca de mí.

Mis días son amargos cuando no estás aquí, cuando apareces sin avisar, cuando te vas sin avisar, cuando empiezo a entenderte y de repente termino sin comprender, mis días son retazos de fotografías en mi mente porque cada instante es bien vivido, así como sé que cada instante también es efímero y durará muy poco, durará lo que el recuerdo quiera que dure en realidad.

Mis días son felices cuando siento tu calor cerca de mí, cuando me escuchas, me comprendes y me consideras, porque mis días los soñé así, los soñé con alguien que pudiera sentir, expresar, compartir, comunicar. Mis días tienen sombrilla durante el sol y paraguas bajo la lluvia cuando sé que muy dentro de los dos existe el amor que un día decidimos encender como llama inextinguible, perpetua, eterna.

Posted in Vida | Leave a comment