Avanzar o parar

Anoche, viendo un micro reportaje de una entrevista que le hicieron a una pareja que viaja a través del mundo sobre una motocicleta, resaltaban mucho de lo que realmente te apasiona y te gusta hacer, que si te dedicas a hacer eso que te gusta después de allí, todo vendrá por sí solo, me hicieron recordar mucho los 4 propósitos del ser.

Antes de verlos a ellos, escuchaba un micro documental acerca de los fotógrafos de guerra o fotógrafos documental, personas que prácticamente arriesgan su vida en el campo de cualquier situación llena de conflictos armados. Personas que van simplemente con una cámara fotográfica para captar esos momentos que no todo el mundo puede experimentar. Estos fotógrafos también hablaban acerca de lo que te gusta hacer, hacerlo sin importar el qué te dirán.

Y reflexiono en eso, en lo que me gusta hacer, muy en el fondo, buscando esa chispa de pasión que pudiera sentir cuando realizo cualquier actividad, revisando lo que realmente me apasiona. Como buscando en mi vida diaria en el trabajo o en mis ratos libres, si en alguno de esos dos instantes está eso que realmente me gusta hacer, eso que me apasiona.

Muchas personas a diario, se inventan y se reinventan porque quizás son polifacéticos, o quizás no están a gusto con lo que hacen, o quizás tienen un problema de enfoque, o simplemente nada les satisface y permanecen constantemente en la búsqueda de eso que les gustaría hacer hasta sentirse realizados. O realmente les apasiona experimentar todo lo posible en la vida.

Finalmente, pienso que la mayoría de las personas en el subconsciente van con esa programación de búsqueda y regocijo para consigo, corriendo el riesgo, experimentando situaciones nuevas, gente, lugares, actividades; van buscando eso que les apasione, hasta toparse definitivamente y desarrollarse en ello. No todos tienen la tenacidad, quizás se rinden muy rápido, pero es decisión de cada quien, avanzar o parar.

Advertisements

La droga que no se consume pero consume

Hay una droga peligrosa, muy nociva para el bienestar de la persona. Se comenta que unos la buscan a través de otras drogas, otros a través de otras personas. Empieza consumiendo el alma de la persona, luego el estado físico, posteriormente es capaz de contagiar a quienes le rodean y si la adicción no se trata a tiempo, es posible de que se extienda a toda una sociedad, incluyendo un país entero. Se han visto casos.

Sin dar muchas vueltas, la droga se llama: poder.

Desde el primer instante en que una persona la saborea, si es muy tóxica, puede confundir los sentidos de tal manera que la realidad se separa de su visión de vida, de sentimientos, de compasión y empatía hacia los demás.

No he visto cura natural alguna, espero que algún día la educación empiece a trabajar sobre el dilema entre remediar o promulgar el poder entre la sociedad.

De poder sí se puede, pero de querer tener el poder sobre invertir en la cura de un vicio que genera poder en el poder, no creo; además, esta mágica droga produce un efecto secundario que causa alucinación sobre la gente que no la consume pero que roza el poder, y su efecto está en hacer creer que tienen el poder de otorgar poderes al poder.

Bendito aquel que ha sido capaz de superar sus efectos y salir ileso.

Empresa humana

Se habla mucho acerca de que una empresa no es humana, sin embargo, quienes conforman una empresa en su mayoría –por no descartar robots– son seres humanos, pero realmente lo que determina si una empresa es humana o no, es la visión del propietario de dicha empresa en transformar las vidas de quienes laboran en ella. Me explico.

Reading by Félix Urbina on 500px.com

Si una empresa está destinada a producir ganancias monetarias, eso significa que también cada empleado recibirá una remuneración a cambio de su trabajo y desempeño. ¿Dónde deja de ser humana la empresa si lógicamente ambas partes, tanto dueño como trabajador, quieren una remuneración económica?

La empresa deja de ser humana cuando precisamente se basa en solo retribuir económicamente al empleado, porque el empleado no solo debe crecer económicamente, sino de manera integral en los aspectos en que debe crecer un ser humano, la calidad de vida integra: base de conocimiento, salud, economía y otros aspectos.

Cuando la empresa vela por estos aspectos que he mencionado y algunos más, puedo asegurar que se trata de una empresa humana, donde el patrón tiene una calidad humana especial, incluyendo el crecimiento de quienes trabajan con él y para él.

10/11/2017

El éxito según Wilde

Hace poco, una amiga publicó la siguiente frase:

La realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todo.

De Oscar Wilde. Le hice referencia que realmente: el éxito se lo lleva el astuto, pero deberíamos revisar en la actualidad qué es el éxito. Ella me contesta: que el éxito es todo lo que yo quiera que sea, que no debo darle una definición exacta, no debo limitarlo, sino a todo lo que nos satisfaga.

Climb by Félix Urbina on 500px.com

Busqué la frase completa de Oscar Wilde y dice:

En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débiles.

Otra vez reitero, el éxito se lo lleva el más astuto, finalmente pudiera pensar que así como yo pudiera estar limitando mi manera de ver el éxito, también Wilde y mi amiga, que lo citó, estuviera discriminando el éxito a una característica en particular, limitándolo, si no debo limitar el éxito ¿para qué publico una cita que ya de por sí está clasificada en un determinado grupo de personas?

Finalmente, mi punto de vista en cuanto a que el más astuto se lleva el éxito está en el sentido de que realmente si yo decido conseguir éxito en cierta área lo haré, independientemente de mi fuerza, sea cual sea, solo dependerá de mi astucia, mi conciencia, mi voluntad. Pudiera pensar en el caso de Stephen Hawking, que en su área ha tenido éxito y para muchos es un hombre exitoso, pero no es el más fuerte, sino que ha sido muy astuto.

Para la época de Wilde el éxito era otra cosa, en nuestra era es más diferente, resulta en lo mismo, una satisfacción personal, que es lo que propone mi amiga y le aplaudo. Pero ya no implica en ser fuerte o débil, sino en astucia. Porque al final de un éxito personal puede resultar en el fracaso o frustración de muchos, y no siempre gana el más fuerte, porque ahora desde el más débil hasta el más fuerte, he visto cuánto dependemos los unos de los otros, si te basas en tener éxito aplastando a los demás, estás acabado, este ecosistema de globalización no lo acepta.

Por otro lado, con las fuentes de información que en esta era poseemos, podemos voltear la tortilla de las cosas fácilmente, el cazador pudiera terminar cazado y la presa triunfante en un mundo impredecible. Sería interesante percibir que el éxito de uno, fuese satisfacción ajena para los otros.

31/05/2017

Otro paso más

Una de las características que tiene la vida es el tomar decisiones y arriesgar, cada decisión es como digo análogamente: una nueva ruta de camino para recorrer; en varias ocasiones he ido tomando rutas diferentes de caminos muy diferentes, totalmente opuestos y de algún modo, cada uno con su respectivo grado de dificultad, algunos son fáciles pero otros han sido un tanto difíciles de recorrer.

The root and street by Félix Urbina on 500px.com

Todo lo desconocido para nosotros representa un poco de inseguridad y miedo al momento de tomar un camino que en cierto aspecto es desconocido, es natural sentir miedo e inseguridad al momento de emprender caminos que no hemos recorrido, pero en ese caso, cada quien tiene su propia convicción de que lo hará bien o irá con mucha inseguridad y pesimismo en que lo hará medianamente bien o muy mal, no lo sé, se me ocurre así.

No recorro caminos nuevos porque quiero abandonar el camino que estoy caminando, generalmente he tomado nuevos caminos porque he debido hacerlo casi de manera obligatoria, con la intención de que el nuevo camino desconocido y tomando el riesgo necesario, será mejor que el que estoy caminando, algo bueno me dará, de lo nuevo siempre el conocimiento de nuevas rutas por dónde pasar y tomar atajos, me siento contento en ese sentido, también me siento con un poco de miedo y no lo niego, pero seguro de que mis herramientas serán primordiales al momento de dar cada paso.

Errores

¡Ah! ¡Cómo cometemos errores!

A veces quisiera no ser tan vulnerable a eso y ser un poco más detallista a la hora de realizar una actividad, solo con la intención de que todo salga muy bien, pero es imposible no cometer errores, siempre se nos escapan cosas que descuidamos quizás por distracción o desinterés en algunos casos.

Stones and three ways by Félix Urbina on 500px.com

Lo importante de cometer errores es aprender de ellos, por otro lado, reconocer que sí podemos cometerlos, después de todo nadie es perfecto y yo no escapo de esa condición humana, aunque me encante la perfección de las cosas que hago.

Leyendo un poco acerca del perfeccionismo, me llamó la atención algo que mencionan en la Wikipedia relacionando el perfeccionismo en el trabajo. Cada oración que leía, veía un tanto el reflejo de mi comportamiento ante las situaciones que me suceden durante el trabajo. Pero bueno, aceptar, corregir y seguir.

¿Se hace o se nace ingeniero?

Desde hace unos días venía pensando acerca del ser ingeniero. Muchos por naturaleza, nacen con una semilla de curiosidad e inventiva para indagar con experimentos sobre esa curiosidad, inventando cada cosa que esté al alcance con la finalidad de solventar un problema dando paso a la respuesta clave y precisa que lo satisface.

Velocity zero by Félix Urbina on 500px.com

Son muchos los ámbitos y las áreas que en la actualidad el ser humano practica e incursiona, cada área con sus respectivas reglas y leyes que de alguna manera se han convertido en una larga lista de carreras universitarias y tecnológicas, en donde muchos pasan parte de sus vidas devanándose el cerebro por entender y alcanzar un promedio aceptable de habilidades.

Pero por otro lado, hay quienes nacen con ciertas habilidades y condiciones que son útiles para no ser parte del conglomerado de ingenierías formales o universitarias. Son ingenieros innatos que no necesitan pasar de 4 a 10 años metidos en un salón de clases. Su forma de estudio es diferente y quizás crecen en ambientes muy nutridos de información, laboratorios personales, padres también científicos o ingenieros.

Al final se pudiera pensar que unos nacen siendo ingenieros y otros tantos se forman para ser ingenieros, lo que realmente importa de todo esto, es saber darle valor a ambos casos. A unos por nacer con la habilidad y la condición de ser y a los otros, por el mérito de emprender, del esfuerzo y de aprender ser ingenieros de una rama determinada.