La droga que no se consume pero consume

Hay una droga peligrosa, muy nociva para el bienestar de la persona. Se comenta que unos la buscan a través de otras drogas, otros a través de otras personas. Empieza consumiendo el alma de la persona, luego el estado físico, posteriormente es capaz de contagiar a quienes le rodean y si la adicción no se trata a tiempo, es posible de que se extienda a toda una sociedad, incluyendo un país entero. Se han visto casos.

Sin dar muchas vueltas, la droga se llama: poder.

Desde el primer instante en que una persona la saborea, si es muy tóxica, puede confundir los sentidos de tal manera que la realidad se separa de su visión de vida, de sentimientos, de compasión y empatía hacia los demás.

No he visto cura natural alguna, espero que algún día la educación empiece a trabajar sobre el dilema entre remediar o promulgar el poder entre la sociedad.

De poder sí se puede, pero de querer tener el poder sobre invertir en la cura de un vicio que genera poder en el poder, no creo; además, esta mágica droga produce un efecto secundario que causa alucinación sobre la gente que no la consume pero que roza el poder, y su efecto está en hacer creer que tienen el poder de otorgar poderes al poder.

Bendito aquel que ha sido capaz de superar sus efectos y salir ileso.

Advertisements

Errores

¡Ah! ¡Cómo cometemos errores!

A veces quisiera no ser tan vulnerable a eso y ser un poco más detallista a la hora de realizar una actividad, solo con la intención de que todo salga muy bien, pero es imposible no cometer errores, siempre se nos escapan cosas que descuidamos quizás por distracción o desinterés en algunos casos.

Stones and three ways by Félix Urbina on 500px.com

Lo importante de cometer errores es aprender de ellos, por otro lado, reconocer que sí podemos cometerlos, después de todo nadie es perfecto y yo no escapo de esa condición humana, aunque me encante la perfección de las cosas que hago.

Leyendo un poco acerca del perfeccionismo, me llamó la atención algo que mencionan en la Wikipedia relacionando el perfeccionismo en el trabajo. Cada oración que leía, veía un tanto el reflejo de mi comportamiento ante las situaciones que me suceden durante el trabajo. Pero bueno, aceptar, corregir y seguir.

Soluciones virtuales

Existen enfermedades en el mundo que poco a poco se han adherido en la genética del ser humano, tanto que pueden llegar a ser hereditarias o simplemente por complejos psicológicos. Así como el cáncer ha aumentado el índice de incidencia mortal en los hombres, existen otras tantas enfermedades que han incidido en el índice de comportamiento del ser humano.

Cada día vemos con aberración algunos temas como los jóvenes “emo“, el autismo o alguna que otra conducta similar, son personas que posiblemente presentan patrones de trastornos psicológico, sin ir muy lejos, el tema de la sexualidad o género es un caso muy parecido al de los chicos emo, sin embargo, la gente no lo ve de esa manera.

No discrimino a una persona que tenga sida o que tenga cáncer, tampoco discrimino a las personas emo, mucho menos discrimino a las personas homosexuales, pero ciertamente, todos estos casos presentan patrones de enfermedades que están poco a poco causando mella en la sociedad.

Existen “curas” y tratamientos para el cáncer, para el sida; tratamientos para los chicos emo, pero aún no se le ha dado un carácter serio para las personas homosexuales y la solución mas factible que se decide en los últimos años es legalizar la convivencia y matrimonio homosexual, esa no es la solución real del problema.

Para que el desarrollo de la humanidad y la herencia de los patrones humanos continúen, siempre tiene que estar fundamentado en hombre y mujer, no hay otra especie paralela que sustituya o compita ante un patrón natural que existe desde hace millones de años en la tierra.

Repito, son personas pero con un sistema de conducta diferente, no las discrimino, pero si apoyaría la búsqueda de la verdadera cura para este patrón de conducta.