La voz que nos conecta a todos

Nos golpean en Venezuela y nos golpean en el resto del mundo. Nos golpean porque nos portamos mal, nos golpean porque nos portamos bien, nos golpean por abandonar, nos golpean por seguir en pie. Arrastran nuestros cuerpos hacia lo desconocido y confuso, arrastran nuestros sueños hasta el más allá. Seguimos los pasos del que llaman Libertador pero sus huellas se borraron con el tiempo. Rasparon la bandeja, la olla, los platos y se llevaron los cubiertos. Nos golpean en Venezuela y nos golpean en el resto del mundo.

Saca tu pañuelo y seca tus lágrimas, no te sientas culpable no te sientas víctima. Saca tu valentía saca lo que por ley natural nos da la vida, el aliento de energía del espíritu indomable, del ser humano que sueña, imagina e inventa, el ser humano que desarrolla y crea. Saca lo que hay en ti sin rencor, sin pedir nada a cambio. Saca sin decir lo que hicieron tus antepasados, saca lo que hay en ti. Saca esa característica propia del que apoya y ama incondicionalmente. Saca tu pañuelo y seca tus lágrimas.

Escucha tu corazón, escucha y reflexiona, no te sientas merecedor de todo porque no es tu tarea darte algo y autocomplacer tu necesidad de ego. Da, solo da y da lo mejor de ti. Escucha tu corazón, escucha lo que te está diciendo pero no relinches no digas que tus antepasados lo hicieron. Pasado, presente y futuro ya están en ti, no hace falta demostrar nada ni querer construir un futuro soñador, construye la realidad que vives y lo demás vendrá por sí solo. Escucha tu corazón, escucha y reflexiona.

La distancia entre tú y el resto está también dentro de ti, mientras más lejos de ti te encuentres más lejos de los demás estarás. Porque no hay un yo único y absoluto a menos que persigas el egoísmo, siempre hay un ego que por ley natural se conecta con el resto de las especies, la vida es nuestro vínculo y patio común en este mundo, la vida es el mismo camino que nos lleva al mismo destino, no hay otro.

Nos golpean en Venezuela y nos golpean en el resto del mundo, saca tu pañuelo, seca tus lágrimas no te sientas culpable ni víctima, escucha tu corazón, escucha tu ser interior más profundo, oirás la voz de tu alma y la del resto del mundo, la voz que no se consigue afuera pero que nos conecta a todos.

Múltiples realidades decadentes

Hace un tiempo –en el año 2013– escribí acerca de qué tan profundo podría llegar Venezuela, hacía la reflexión de que se puede llegar bien profundo si así se desea. El panorama del país, hoy, se ha vuelto mucho más complejo que en aquel instante y me hace recordar un pensamiento que tuve cuando Chávez ganó las elecciones en el año 1998, que no fue algo tan alejado a la realidad subsecuente. Lamentablemente fue acertado mi pensamiento.

Al igual como pensé aquello, he pensado mucho en las múltiples realidades que existen en la vida, cada persona experimenta una realidad muy diferente a otras personas, a pesar de vivir dentro de un mismo espacio en un mismo tiempo. Es increíble la polaridad, tal como una batería alcalina o algo parecido, un mismo núcleo con diferentes cargas de energía.

Esto puede proporcionar un colapso, como cuando un cable une ambas polaridades provocando un corto circuito y siempre, explotando por el lado más débil.

El tema en este asunto es que en las múltiples realidades coexisten personas, vidas, almas; seres humanos que tienen sus: pensamientos, sentimientos, alegrías, tristezas, añoranzas, anhelos, deseos, desamores, amores, igualdades, desigualdades, esperanzas, desesperanzas, sueños, cansancios.

Todos estamos cansados, cada quien en su rincón está padeciendo un poco del núcleo problemático, es una paradoja lo que vive el país. Pero ese padecimiento solo se termina cuando las múltiples realidades se conviertan en una sola realidad y se encause en sentido razonable la idea de que no se puede vivir más de tal manera, porque cada parte de la composición se aleja de la razón de vida del ser humano, tanto quienes gobiernan como quienes son gobernados.

Sintonía para canalizar energía

Muchos me dicen que no me ahogue en los hechos que están ocurriendo en Venezuela, que no me perturbe la tranquilidad, porque estoy lejos, sí puedo estar pendiente pero que no me agobie todo eso. Sin embargo, el hecho no es que yo estoy agobiado o ahogado en eso, el hecho es que estoy llevando una difusión de los hechos para que muchas más personas se sientan en sintonía de lo que está sucediendo, y más las personas que conozco de cerca y que no están al tanto de la realidad venezolana.

Lights by Félix Urbina on 500px.com

La idea es que si cada una de las personas que conozco tienen un conocimiento así sea pequeño de lo que está sucediendo en mi país, notablemente pueden simplemente con su buena intención, crear una energía en contra de todos eso hechos lamentables. Cuando la conciencia común de muchas personas alcanzan un mayor grado de sintonía en la frecuencia de los hechos, pienso yo, se puede revertir toda esa carga de energía negativa que empobrece la calidad del ser humano que allí se está propagando en la actualidad.

No es agobiarnos por los hechos, es entrar en la sintonía, tener compasión plena de lo que está sucediendo, adentrarse un poco en esa realidad ajena a nosotros y canalizar un máximo de energía contraria a todos esos hechos que a muchos nos coloca en una situación de zozobra y alerta, de un estado permanente de auxilio, porque es mi tierra, es mi gente, es parte de mí y yo soy parte de quienes ahora me rodean y siquiera tienen un poco de afinidad con mi persona.

Rebaños de lobos y borregos

Home Box Office es el nombre de una empresa de televisión que está creando comentarios en la actualidad y como digo yo, creando más rebaños de lobos y borregos.

Bell tower of San Agustin church by Félix Urbina on 500px.com

Estoy seguro que no son muchas las personas en el mundo que les gusta la historia desde un punto de vista crítico y analítico, quizás lo que a muchos les gusta de la historia son las etapas de epidemias, muertes violentas, sexo, brujería, terror; es muy probable que esos son los episodios que más atrae a la gente para revisar la historia, hablo de la historia real, la del mundo, esa historia que formó el mundo en el que hoy vivimos.

Un mundo lleno de vandalismo, hechos violentos, muertes inhumanas, un mundo lleno de corrupción, insensibilidad, adicción a los pecados, culto a la muerte, un mundo en el que precisamente hoy se publican noticias como el asesinato de 3 latinos en España, o la noticia de un tiroteo en Alemania, o la liberación de un asesino en serie en Uruguay, el incremento de linchamientos y así muchos casos similares. Casos que encierran violencia y muerte.

Pero a HBO y al mundo, incluyendo al premio Nobel de la paz de 2009, no les importa nada de eso, todavía afirman y reconocen que la serie Game of Thrones es “EXITOSA“. Pero nos seguimos quejando y preguntándonos: ¿por qué hay tanta violencia en el mundo?

Si lo que queremos para el mundo es la propagación de violencia, insensibilidad, derroche de intelecto y más canibalismo, entonces sí, podemos afirmar que la serie es exitosa, ha creado un hito en la historia contemporánea y genera el efecto para la que fue producida.

Hoy cuestionamos la conciencia y premiamos la decadencia, adelante HBO, eres grande, cautivaste el corazón de piedra del televidente. Ciertamente algo no encaja en este mundo, y creo que es el ser humano.

Fumigando el culto a la violencia

En el mundo actual se está sembrando de manera incesante un culto a la violencia increíble, casi todo lo que se transmite a través de las redes sociales, la televisión y demás medios de comunicación; son temas cargados de violencia en su más explícita expresión, tan simples de digerir, dispuesta para todas las edades, todas las religiones y todos los géneros.

Christ King by Félix Urbina on 500px.com

Quizás no es un tema nuevo, porque desde los primeros registros de la historia del mundo siempre se ha visto la violencia entre la humanidad y de alguna manera, hemos ido heredando esa carga negativa que hoy nos castiga y nos condena. Hoy se hace un eco de lo que enseñamos y aprendemos en el subconsciente, actos reflejo que dejan luto por doquier. Incluso existen organizaciones que indexan la violencia y mantienen estadísticas, no sé si son instituciones en contra de la violencia o simplemente sus estadistas para tener cifras de algo más, al final ahí están las cifras.

Pero como hacía referencia hace unos años en cuanto a los propósitos del ser humano, también no todo es malo y negativo en este mundo, hay gente construyendo humanidad en cualquier rincón, en cualquier calle, en cualquier hogar; aún hay esperanza y sabiduría en cómo transmitir paz dentro de un mundo tan bullicioso y contaminado, es compromiso obligado de cada uno de nosotros el saber acoplarnos con la transmisión de esta herencia de paz y solidaridad. Una vida es tan valiosa como todas las vidas que existen en el mundo.

El ejemplo de Jesucristo

En la Semana Santa pasada, medité mucho en cuanto a la verdadera misión de Jesucristo en la Tierra, acerca de su visita momentánea y su enseñanza. Durante esa meditación, recordaba que venía de familia judía, en la actualidad los judíos siguen su curso y se mantienen vivos como una gran comunidad.

Green between wood by Félix Urbina on 500px.com

En cierta ocasión, los mismos judíos no entendieron el mensaje de Jesucristo y con esto inexplicable, fue juzgado y condenado. Todos en algún momento han esperado un mesías o un alguien superior con tal poder de gobernar sobre todos los hombres, hasta el más ateo seguramente en su interior debe tener una pregunta acerca de nuestro mundo y su creación.

El mensaje que transmitió Jesucristo, el ejemplo de vida que llevó, siempre enmarcaba la unión de todos los pueblos, pero por alguna razón no se vio de ese modo, aunque también manifestó que Él sería causa de división y guerras, cosa que estamos viviendo desde antes de sus días, durante su vida y hasta la actualidad.

Pero dejando de lado toda esa clasificación humana, solo ver el ejemplo que dejó Jesucristo, su vida en este mundo, su pasión y su muerte, es más que significativo y merece una mirada, un asimilar y poner en práctica.

27/03/2016

De religiones y profecías

Hace años conversando con un muy estimado amigo, en la secundaria, él me comentaba que existe una profecía acerca de las religiones en el mundo, que la religión Católica estaba presente y formaba parte de la destrucción del mundo, pues según se afirmaba que era la religión con más seguidores y la profecía involucraba a una religión con el mayor número de seguidores en el mundo. Eso fue si mal no recuerdo, en el año 1998 cuando conversábamos.

The cross in the middle by Félix Urbina on 500px.com

En la actualidad, he podido notar que ciertamente la religión Católica tiene una gran parte de la influencia sobre decisiones que suceden en el mundo, tienen muchas instituciones asociadas, muchos seguidores. Como en todo, tiene amigos, enemigos, amigos disfrazados, en fin, como en todo. Yo nací dentro de un ambiente católico, y puedo dar fe de que mucha gente que forma parte de la iglesia católica, no anda metida en grupos extraños de los que siempre hacen fijar una posición mala de la iglesia ante el mundo.

Sin embargo, como miembro de dicha iglesia, también me corresponde cuestionar y criticar las cosas que veo mal, simplemente con la intención de mejorar y reparar en las situaciones que se ve envuelta. Hoy, detrás de la iglesia católica, existen miles, miles de iglesias que han nacido a partir de ahí, la mayoría de las iglesias cristianas que existen en el mundo fueron fundadas por personas que en algún momento fueron católicos.

No podemos olvidar que Jesucristo cuando llegó al mundo, nació dentro de un ambiente judío, ¿quién dice hoy que es cristiano y judío a la vez? quizás solo lo puede decir Pi. Pero el verdadero caso es que ya hoy, la iglesia católica no tiene el mayor número de seguidores en el mundo, pero la cristiandad sí tiene el mayor número de seguidores en el mundo.

Lo cierto es que sea como sea, no es la religión o la iglesia la que nos debe marcar un juicio sobre las personas y sus acciones, porque cualquiera puede ser blanco y ser bueno, pero también puede ser malo. Es cuestión de cultura, las profecías y las religiones que en algún momento conversamos, no entran en el mundo actual, el mundo actual describe otros tipos de fanatismos y patrones de creencias, otras religiones, otros seguidores.