El rumbo del ser humano y la IA

Dentro del constante y acelerado desarrollo de la tecnología, veo con gran asombro y curiosidad una parte de este campo que arropa lo que se conoce como Inteligencia Artificial o más identificada por su acrónimo IA o AI en inglés. Lo comento con asombro y curiosidad porque es increíble ver máquinas que “piensan” por sí solas, actúan, aprenden y hacen tareas de manera autónoma, hay desde vehículos hasta máquinas en líneas de producción continua que realizan tareas a diario que desconocemos y ya forman parte de la gran familia de la IA.

Hoy leo una publicación en un blog de tecnología, que los muy famosos Tamagotchi evolucionan y cambian su apariencia con su peculiar IA incluida, toda una aventura el tener mascotas artificiales con vida propia. No son mascotas artificiales de la misma empresa y trayectoria, pero sí están dentro del mismo concepto. Tecnología capaz de reconocer a su amo.

Uno de los principios o leyes de la robótica, declaradas por Isaac Asimov, es que un robot no puede dañara a un humano, ¿hasta dónde será cierto esto?

Vemos que en el mundo existe desequilibrio entre población, comida, trabajo, consumo y otras cosas; no importa si un robot haga daño directamente a un humano, lo que importa es que no haga daño de cualquier forma, y muchos humanos están siendo reemplazados en el ámbito laboral por unos cuantos robots, tan crítico es el asunto que en el parlamento europeo, se planteó que cada robot que trabaje como humano debería pagar impuestos algo así como un fondo social de responsabilidades, un tanto absurdo por un lado, pero coherente por otro.

Finalmente y dentro de una realidad más sincera, es el ser humano que generalmente se hace daño a sí mismo, somos quienes hemos creado esa gama de inteligencia artificial, y está bien, pero hemos faltado un poco en cuanto a la orientación que debemos tener, el cambio de papel que haremos más adelante cuando las máquinas cubran un gran porcentaje de nuestras áreas laborales, quizás nos quedará trabajar como reparadores o mantenedores de robots tal como lo expresan en la película Total Recall (2012).

La vida va tomando un curso raro, intrigante, atractivo, emocionante; todo hasta que nos toca vivir esa parte, la tecnología es beneficiosa en muchos sentidos, pero también contraproducente, lo que debemos tomar en cuenta es educarnos a nosotros mismos para saber convivir y asimilar estos cambios asombrosos.

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Humano, Película, Personaje, Vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s