Calles de Villa Asia

En el silencio que despierta la noche, también se despiertan algunos recuerdos, recuerdos como el que hace poco rememoré, apoyándome en ese recuerdo me trasladé a esas calles donde pasé parte de mi infancia e inicio de mi adolescencia, sitios tranquilos donde con algunos amigos solíamos jugar de manera sana, sin perjudicarnos, sin perjudicar a nadie.

Stone way by Félix Urbina on 500px.com

Recordé los ladridos de los perros entre el casi silencio del ambiente y algunas de nuestras voces hablando o gritando porque nos pasaran el balón, o porque alguien había descubierto a otro en el escondite, o porque la pelota cayó en el jardín de alguna casa.

Esos momentos que nunca volverán físicamente pero que de alguna manera permanecen en nuestra memoria y ayudan a mantener viva la esencia del vivir, de la juventud, de la inocencia, del compartir, de la amistad, la esencia del ser y cada etapa que debe disfrutar y experimentar, del crecer.

El silencio de la noche me despertó en las calles de Villa Asia.

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Humano, Vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s