Del decir

Si para decir una anécdota asombrosa tuviéramos que tener en la conciencia menos de dos anécdotas discriminatorias de nosotros mismos, quizás nos esforzaríamos en hacer buenas acciones para lograr exteriorizar esas anécdotas asombrosas.

A veces por un simple apego al querer estar apegados a una cierta clase social, inventamos extraordinarias anécdotas que nos hacen ver como los mejores en algo, o como los héroes de alguna historia sacada quizás de la imaginación, sin embargo, hay quienes sí viven experiencias increíbles y merecen contar su historia, una historia que los hace ver como personas maravillosas, pero es posible que muchos también, detrás de esas historias asombrosas y lejos de ser una persona maravillosa, esconden miles de historias que los discriminan, empequeñeciendo la única y posible historia que los desahoga.

Muchos pasamos por situaciones que nos enaltecen y situaciones que nos hunden, o situaciones que nos sacan de un hundimiento, pero siempre habrá quien haga la narrativa de esos acontecimientos, porque no todo el tiempo estaremos tan limpios de conciencia como para relatar nuestras mismas historias, algunas historias imaginarias que quizás intentarán engañar a otros, pero que nos engañarán a nosotros mismos.

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Humano. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s