Permiso para tener libertad por favor

Desde hace unos cuantos días, he venido pensando mucho en el derecho a la libertad, quizás por los recientes acontecimientos sucedidos en mi país, otras razones, por lo mucho que se ha debatido en cuanto a la libertad de Internet, también, por algunos programas informáticos que he ido probando a través del tiempo y que nos invaden un poco la privacidad, los juicios a personas que han decidido manifestarse en contra de la violación de la privacidad en la red, al final de cuentas, uno decide qué usar, qué difundir, cómo comportarnos ante cualquier situación y en el lugar que dejemos alguna huella.

Y es tanto el debate y los temas que pasaríamos muchos días discutiendo acerca de quién debe privar la libertad, cuándo debe ser privada, cuándo puede ser violada la privacidad, quién determina esa violación, cómo pueden manipular nuestra identidad y por qué se debe manipular. Son temas muy polémicos, pero desde mi punto de vista, insisto mucho en que nosotros, así como nos jugamos la lotería entrando a una red social y si acaso resultar ganadores de algún premio especial, también podemos entrar y resultar heridos por la razón común: difusión de nuestra información.

Pareciera que un componente macro organizado clandestino, estudia y determina cuál será el siguiente paso para mantener a la humanidad dependiente de un algo que quizás nunca nos hizo falta, pero que por alguna razón nos volverá adictos y para esa macro organización, será una herramienta de monitorización, un producto como el cigarro, que tendrá sus letras pequeñas que nadie leerá al momento de aceptarlo, pero cuando nos veamos envueltos de tanta miseria consumidora, lo tendremos en cuenta y veremos que nuestra privacidad será de dominio público, tal como quizás estoy demostrando en esta publicación, que también quizás, tendré más adelante que pedir permiso para tener la libertad de opinar a través de ella.

Son carnadas. De alguna manera ya estamos identificados, somos bien conocidos y, probablemente, el blanco perpetuo en un mundo que derrocha oportunidades de unión enfocado mayormente en oportunidades de destrucción.

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s