Magnitud de la tortura

Hola Sra. “defensora del pueblo”, cuando el gobierno inventó eso de defender al pueblo, inmediatamente generó un nuevo concepto de tortura, una tortura mediática, una tortura psicológica, porque si el gobierno desde que se creó venía con las buenas intenciones de responder favorablemente a su pueblo, nunca hubiese creado ese componente estéril que ahora usted representa.

Es una idea retrógrada inventarse argumentos “que son, pero no son“, ¿para cuándo van a cumplir sus funciones reales de la competencia de sus cargos?, Defensoría del Pueblo, qué vaga propuesta para hacer sentir querido a un pueblo, y sobre todo cuando en realidad se refiere a una defensoría que defiende los intereses del gobierno y no los del pueblo, que finalmente queda enteramente desasistido, coyuntura donde nace otra rama de la tortura.

Dirty by Félix Urbina on 500px.com

Los estudiantes, la sociedad civil y quienes apoyan la idea de un nuevo cambio en Venezuela, le están creando una tortura en la conciencia al gobierno, y es por eso que usted sale a justificar la tortura física como instrumento para conocer la verdad, pero la verdad es que la tortura se inflige para sembrar miedo, muchos están de acuerdo con éste último argumento y significado de la tortura.

No hay forma para medir el dolor, porque incluso el dolor emocional puede llegar a ser más doloroso que el dolor físico y es imposible compararlos, cotejarlos, o hacer cualquier otra paridad entre los diferentes dolores. A mí me tienen doliendo el espíritu de ver cómo tienen a Venezuela y es una tortura.

Advertisements

2 Comments

  1. […] Pablo reitera en una entrevista: “construcción… construcción… construcción“. Pero no veo una nación construida, sino más bien destruida por el olvido, en el abandono, parte por sus líderes, parte por sus ciudadanos, parte por los enemigos de sus líderes. Ningún gobierno en la actualidad está a favor de sus ciudadanos, simplemente está a favor del los intereses que sus ciudadanos y los recursos de la nación, les proporcionan. No se miden las instancias humanas ni se miden las buenas ideas, sólo se mide el calibre del cañón, se mide el tiempo del castigo, se mide la magnitud de la tortura. […]

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s