El color de las bolas

Ayer haciendo mercado, conseguí un ex-compañero de trabajo, me comentaba muy triste, la realidad de Venezuela y usaba una frase muy recurrente cuando vemos todo perdido: no hay vida. Muy cerca de nosotros estaba una joven, de apariencia evangélica, muy carismática nos aconseja no mencionar esa frase, porque mientras estamos vivos podemos hacer algo, y pidiendo a Dios que todo salga de la mejor manera.

Hoy, en la cola para pagar algunos servicios públicos, dos señores mayores que yo, comentaban que todo está en degeneración constante, la sociedad, los empleos, las funciones públicas; cierto, en el mismo lugar la cola era un tanto larga porque no había sistema en una de las computadoras. Todos en la cola, absolutamente todos estaban en contra de lo que está sucediendo en el país, todo está distorsionado, patas arriba, fuera de lugar, de orden, nadie respeta, es una anarquía, son pocas las cosas que se han logrado mantener bien entre tan abrumadora situación.

Ciertamente, todo está incomprensible en el modo de pensar de muchos que se manejan con la lógica, todo está al límite, pareciera que aun así, nadie puede hacer nada, quienes pueden no tienen poder, quienes tienen poder tienen armas de fuego, quienes respaldan al poder también están armados, el árbitro electoral está politizado, el ejército está politizado, es como entrar a un laberinto sin salida, entonces todo me recuerda la siguiente imagen:

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Venezuela. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s