El cuatro desafinado

Desde hace un tiempo, vengo experimentando algunos sonidos con el cuatro afinándolo de otra forma, todo comenzó en el momento que hicimos una mudanza de casa, conseguí un cuatro dentro dentro de su forro, ni siquiera sabía de la existencia de dicho instrumento, lo saqué y estaba maltrecho, golpeado y un agujero muy grande en la caja de resonancia, unos cuantos adhesivos médicos.

Medio afiné el cuatro en su tono tradicional, pero como estaba roto producía sonidos raros, decidí remendarlo con cinta adhesiva para embalaje, luego para que no se forzara la caja de resonancia lo afiné tono y medio más bajo de la afinación tradicional, me gustó el sonido que generó, comencé hacer pruebas y experimentos.

En primera instancia es una afinación más suave para las cuerdas, no están tan tensas, viene bien para quienes tocan el cuatro con uñas cortas, luego, la sonoridad es dulce, muy sutil, no es ni muy aguda ni muy grave, si se toca con punteo acentuado se asemeja a una bandola.

Grabé unas cuantas pruebas, las dos primeras son variaciones de punteos melancólicos, la tercera grabación es un juego de armonías teniendo como base los dos primeros punteos, la última grabación un experimento golpeado de In the hall of the Mountain King de Edvard Grieg, cuando lo grabé lo hice inventando, ahora lo estoy escuchando y puliendo un poco.

Grabación 1


Grabación 2


Grabación 3


Grabación 4

Advertisements

One Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s