De repente…

De repente somos la gota de agua en el desierto de la vida de alguien, y no lo sabemos
de repente alguien es la gota de agua en el desierto de nuestra vida, y no lo sabemos
de repente se asomó un espejo en la ventana, lo vimos, nos asustamos, y solo escapamos
de repente nos quisimos un tanto, una noche, una mañana, y aun así, no lo guardamos

De repente suena la puerta de la experiencia no practicada, y solo huí sin decir nada
de repente se acumularon muchas penas que nunca hablaron, y solo huí sin decir nada
de repente vagué por un sendero sin salida despejada, me rendí sin decir nada
de repente intenté saltar el muro que protegía el laberinto de la angustia y no dije nada

De repente alguien quiso ayudarme, tendió su mano con una sonrisa malvada
de repente alguien quiso ayudarme, tendió su mano con una mala intención disfrazada
de repente alguien quiso ayudarme, tendió su mano con verdadera solidaridad
de repente alguien quiso ayudarme, tendió su mano con imprudencia para yo no lastimarla

De repente se me acabaron los pensamientos de lo que no fue, pudo pasar y no paso nada
de repente salí corriendo como siempre lo hago, por temor de volver ser simple carnada
de repente vi mucho más allá de lo que cualquiera pudo ilusionarse y observó nada
de repente viví con un complejo de sentimientos, timidez y sin ápice de valentía acumulada

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s