Hoy entendí

Observé del lado de afuera de una ventana de mi casa, entendí que para ganar amor, no hace falta tener dinero, para ganar amor, no hace falta subir la voz en la mesa, comprendí, que para ser respetado no es necesario valorar la competencia ni el trofeo personal.

Meditating guacamayo by Félix Urbina on 500px.com

Aprendí a jugar con la mente y el pensamiento, aprendí a ganar sin usar el desgaste físico que hay en mí, pisoteaba sin discriminar, acudía a la tolerancia, paciencia y sabiduría, pero en qué me podría funcionar si mi personalidad no cambiaba, seguía igual, yo aquí pensando mirando atrás, sin mirar a mi lado la compañía, sin saber qué vendría en el futuro, sin saber qué quería de verdad.

Medité un poco, recordé la vida de un ser especial, un niño que mucho tiempo vivió en mí, que nunca durmió, estuvo ahí, diciéndome ¡Oye, soy tu corazón, deja de patear!. Al voltear hacia la avenida, los carros pasando, la gente hablando y yo sin poder hablar, se me vino a la mente una idea, volver a intentar.

Sí, intentar una vez más, pues, estoy vivo aún, hoy entendí no tomar todo en serio, solo el valor de la pureza de las personas, pensar que aún en cada uno existe el niño, así como despertó hoy en mí, olvidar la competencia de mi trofeo personal, abonar el amor que con dinero no lograré conseguir, buscar un horizonte, corregir y enseñar, que sí se puede empezar una vez más, sin herir ni golpear.

21/06/2009

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Humano, Vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s