Lluvia

Aquella mañana, después de una lluvia que madrugó ese día, fresco como manzana, salieron los pájaros desde sus nidos cantando, el sol desde su cielo y las nubes que parcialmente lo taparon, ahí se veía Dios, sin dejar de brillar, y yo embelesado sin dejar de mirar.

Parecía otro mundo parecía otra vida y al llegar a la esquina, me fijé dónde estaba agudicé mis sentidos, seguí a donde iba pero sin olvidar lo visto, me llenó de fantasía ver el este de la ciudad cargado de alegría y con mucha humedad, después de la gran sequía al fin llegó aquello lo que se esperaba la lluvia tan anhelada.

Año 2003

Advertisements

About felixurbina

Humano con todos los defectos y virtudes que vienen de fábrica.
This entry was posted in Humano, Naturaleza. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s